Lección 1, Tema 1
En Progreso

PANORAMA BIBLICO

Lección Progreso
0% completado

La Biblia ha sido el  libro más vendido  y a mucha distancia del siguiente a lo largo de la historia. Un sin número de personas anhelan su mensaje de esperanza, salvación y vida eterna. Esto la hace, el libro más importante del cual se haya escrito jamás; aunque no es un solo libro en realidad, las partes de la Biblia son en esencia tan importantes y están tan íntimamente interrelacionadas que parecen componer un solo texto debido a que posee una unidad de pensamiento.

La Biblia está compuesta por un total de 66 escritos, entre LIBROS y CARTAS; ordenados inicialmente en el que se creía era orden cronológico. Las dos principales partes de la Biblia son: ANTIGUO TESTAMENTO  y NUEVO TESTAMENTO, cada una de estas secciones con ciertas características y estructura específica; y también con una intencionalidad definida.

Traducción de la Biblia

En 1960, las Sociedades Bíblicas Unidas publicaron una revisión de la Biblia en español conocida como la versión Reina-Valera que es actualmente la Biblia en español más utilizada. Nace en 1569, después de doce años de trabajo intensivo; Casiodoro de Reina tradujo y publicó por primera vez la Biblia en español. Luego, en 1602, se publicó en forma revisada por Cipriano de Valera, quien dedicó más de veinte años de su vida a la revisión y mejoramiento de esta Biblia.

Este ha sido el texto básico de la iglesia cristiana evangélica durante varias generaciones. Sin embargo ha pasado por considerables cambios a través de los años; aunque muchas personas piensan que no se ha modificado desde la edad de oro de la literatura española. En realidad, se han hecho una serie de revisiones menores, de las cuales la edición de 1909 fue la última y más extensa.

No obstante la traducción Reina – Valera 1960 tiene un inconfundible sabor a antigüedad y es muy amada y preferida por millones en España y en toda América Latina. Sin duda, tanto Reina como Valera eran hombres de gran habilidad literaria y su traducción y revisión no solo refleja sensibilidad al estilo idiomático, también muestra una comprensión excepcional de los problemas exegéticos.