Lección 2, Tema 2
En Progreso

EL NUEVO TESTAMENTO

Lección Progreso
0% completado

El cristianismo conoce bajo el nombre común de Nuevo Testamento al conjunto de 27 LIBROS que contiene la segunda parte principal de la Biblia. A continuación del Tanaj o Biblia hebrea… Lo primero que es necesario aclarar es el sentido de la palabra testamento, debido a que en la actualidad su interpretación se ha limitado a la idea de alguien que al fallecer deja sus bienes a otro mediante un documento.

En las escrituras esta palabra adopta el significado de pacto, que es la forma principal en la cual Dios se relaciona con los hombres. El nuevo pacto es el que ha sido hecho por medio del sacrificio de Cristo Jesús y en su sangre.

Mientras que en la antigüedad, Dios estableció un pacto con Israel solamente por medio de Moisés dejando como símbolo la circuncisión y estableciendo una serie de ritos ampliamente descritos en varios lugares del pentateuco. El Nuevo Pacto es hecho mediante la cruz de Jesús y en sus méritos. Jesús mismo derramo su sangre para sellar con ella este Nuevo Pacto para que todo aquel que le aceptase tuviese acceso a la promesa de vida eterna… (Juan 3:16) He aquí sus solemnes palabras:

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de pecados” Mateo 26:27-28

Características del Nuevo Pacto

Ya se había predicho que Dios haría un Nuevo Pacto con su pueblo, y que pondría en los suyos corazones de carne y no de piedra; capacitandonos para recibir los beneficios de este pacto…

“He aquí vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá […] Daré mi ley a su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios y ellos me serán por pueblo.” Jeremías 31:31.

En la carta a los Hebreos se toca extensamente este tema (en las siguientes citas 7:22; 8:6-13; 9:15-20; 10:16; 12:24; 18:14) y aclara perfectamente las implicaciones de este Nuevo Pacto con Dios.

Las partes que componen el Nuevo Testamento se pueden dividir en cuatro tipos de escritos de la manera siguiente:

Los Evangelios

Son relatos históricos del ministerio terrenal de Jesús. Son 4 y están narrados desde diferentes perspectivas; de modo que al leerse en forma complementaria dan un nivel significativo de detalle de las acciones y predicación de Jesús; Estos libros llevan el nombre de sus autores y son:

  • Mateo
  • Marcos
  • Lucas
  • Juan

Libro Histórico

En esta categoría encontramos propiamente un solo libro escrito por Lucas el mismo que fuese también el tercer evangelista este libro narra cómo fue la aparición y desarrollo sucesivo de la Iglesia de Jesucristo después de la resurrección de Jesús.

  • Hechos de los apóstoles

Género Epistolar o Cartas

El tercer tipo de escrito que compone el Nuevo Testamento son las epístolas o cartas estas a su vez adquieren una clasificación adicional atendiendo a la intencionalidad de las mismas pudiendo ser llamadas: cartas pastorales, epístolas carcelarias, epístolas universales entre otras, para nuestro caso las dividiremos solamente en dos tipos; Las epístolas paulinas; escritas por el apóstol Pablo, y las universales escritas por los demás apóstoles.

1. Epístolas paulinas

  • Romanos
  • 1 Corintios
  • 2 Corintios
  • Gálatas
  • Efesios
  • Filipenses
  • Colosenses
  • 1 Tesalonicenses
  • 2 Tesalonicenses
  • 1 Timoteo
  • 2 Timoteo
  • Tito
  • Filemón
  • 2 Juan
  • 3 Juan
  • Judas

Libro Profético – Apocalíptico 

Aunque a lo largo de todo el Nuevo Testamento se encuentran numerosas profecías y textos que hablan acerca del fin, para efectos de clasificación se tiene que solamente un libro trata específicamente del tema profético y los hechos que han de suceder en el fin de los tiempos, este es quizás uno de los libros que más intriga ha generado a lo largo de todos los tiempos.

  • Apocalipsis o Revelación de Jesucristo